miércoles, 2 de julio de 2008

Valencia no será la sede de la America’s Cup, y las Empresa constructoras abandonan Cabanyal 2010.

Después de varios meses de regateo y disputas entre la “Golden Gate Yacht Club”, “AC Management” y las Administraciones Públicas españolas (Gobierno Central, Generalitat y Ayuntamiento de Valencia), finalmente el Puerto de Valencia no acogerá el Campeonato de la America’s Cup.

La empresa organizadora ACM, ha hecho público un comunicado en el que anuncia que "la incertidumbre legal" existente en torno a la competición le obliga a cancelar el contrato que existe con Valencia como ciudad sede.

Aunque no descarten que nuevas ediciones de esta competición de élite se celebren en nuestro Puerto, no cabe duda de que este paso supone un duro golpe para los que hacen dinero con este tipo de eventos. Demuestra que, pese al esfuerzo del Ayuntamiento por agradar a la Empresa Privada que en la pràctica hace el negocio, las variables a considerar para la celebración de la AC son numerosas, y el resultado para la ciudad es incierto.

No cabe duda de que otros eventos pseudodeportivos han venido a eclipsar esta “mala noticia” para los especuladores. El Circuito de coches de carreras empezará a utilizarse en unas semanas y es ahora el centro de atención.

La lógica de todos estos “Grandes Proyectos” es muy clara: corto recorrido de tiempo, beneficio especulativo alto, costes a cargo del estado, interés por los ciudadanos y por el medio ambiente nulo. En el fondo no difiere nada del modelo de negocio neoliberal de moda. Dicho de otra manera: la Administración cada vez se comporta más como una meretriz al servicio del poder económico. A cambio recoge “fama” de ciudad moderna y abierta a nuevas inversiones especulativas para seguir la rueda.

Esta noticia llega casi de la mano de otra que le da la mano: varias empresas encargadas del proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez, y por ende de la desmembración y destrucción de nuestro vecino barrio del Cabanyal, han decidido retirarse del negocio.


En concreto: las 11 constructoras que formaban el accionariado privado de Cabanyal 2010 han dado la espalda a la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y formalizaron en el consejo de administración de la mercantil una oferta de venta de sus participaciones. El Ayuntamiento se revuelve.

Y es que corren malos tiempos ahora para la especulación inmobiliaria. Las medidas de acoso y violencia urbanística con que se despiden estas empresas dejan un recuerdo vomitivo para todo el vecindario. Como bien afirma Salvem el Cabanyal en un último comunicado:

“Cabanyal, 2010, S.A. mai ha actuat com una empresa gestora de la rehabilitació del Cabanyal per què no ha promogut cap obra de rehabilitació, al contrari s’ha destacat com una “inmobiliaria ASUSTAVIEJAS” utilitzant tècniques de la “camorra napolitana” per extorsionar al veïns. La gran quantitat de denuncies fetes en este sentit i no sols per la Plataforma són moltes, massa per a una empresa amb majoria de capital públic i amb un 46% de capital privat que vol actuar amb l’ètica i la professionalitat que deu correspondre a un país com el nostre”

Los malos augurios para las empresas que se dedican especulación urbanística y para sus siervos, son buenas noticias para la gente trabajadora de los Poblados Marítimos.


Ahora tendremos que aguantar las carreras de coches de este verano.



1 comentario:

  1. Es desunflen les bombolles....
    El problema el que ens tocarà netejar-los la merda que ens han deixat

    ResponderEliminar