lunes, 26 de diciembre de 2016

L'Associació de Veïns de la Malva en LevanteTV: "Volem una plaça digna"

Intervenció de Pau de l'Associació de Veïns i veïnes, amics/amigues Malva-rosa i de Ana veïna de la plaça Eximeno i una de les autores del video "Volem una plaça digna" en LevanteTV






martes, 13 de diciembre de 2016

LA MALVA QUE VOLEM Una exposició que mostra la història d'un barri amb essència


La casa- Museu de Blasco Ibáñez ha sigut el lloc triat per l'Associació de veïns i veïnes , amics i amigues de la malva-rosa; per a exposar les imatges que tot un barri ha cedit, amb gust, per tal que es conega l'essència de la Malva-rosa. Des del seu naixement amb els jardins de Robillard fins l'actualitat. Un espai ple de cultura literària i ara també ple de cultura popular.

La seua industria : la fàbrica de perfums, la de carbó , la paperera, la via pedrera que ens comunicava amb el port , les xicotetes tendes, els bars, el cinema...

La platja : els "merenderos", les fogueres de Sant Joan, els sopars a la fresca de l'estiu, les diverses modes en el bany, les colles de joves de totes de les edats, de tots els temps....

L'horta: de terra rica i de barraques, el tabalet i la dolçaina, la sèquia de Vera i el pont Moro, lleteries, conreus, el berenar de Pasqua.

Les escoles: generacions de valencians i valencianes de la Malva-rosa han crescut, aprés, jugat, besat, compartit pors i desitjos, han imaginat un futur i han descobert la vida en les seues escoles.

Les riuades: i com de la nit al dia les persones perdien tot allò que tenien i calia tornar a començar; el mediterrani és immensament preciós i també immensament perillós.

El tren: frontera a l'hora que comunicació. El trenet, la via de Barcelona, el tramvia, l'estació de la Cadena, els passos a nivell...

Els moviments veïnals: que sempre han lluitat per millorar les condicions del barri malgrat els entrebancs del camí.

Les festes: al ser un barri populós ha sigut també un barri ple de vida, amb falles que sempre han organitzat espectacles variats i de varietats... el veïnat al carrer, la música, la traca, la solidaritat.

Els esports: Cada bar tenia el seu equip , perquè encara que el nivell econòmic sempre ha sigut baix , les persones han sabut ser felices amb allò que tenien. Resiliència i ganes de tirar endavant.

Personatges: Encara que molta gent coneix a figures vinculades a la Malva-rosa com ara, Blasco Ibáñez, Robillard, Sorolla, totes i cadascuna de les persones amb qui convivim són importants, perquè som sers únics i irrepetibles. Per això és necessari prendre consciència col·lectiva, construir entre tots i totes uns carrers, uns locals i un entorn natural net, sostenible i segur.

L'exposició l'han visitada centenars de persones i també les escoles del barri. I encara teniu l'oportunitat de visita-la fins diumenge 18 de desembre. Eixe matí hi haurà un acte de cloenda , amb actuacions artístiques.


Animeu-vos que estem esperant-vos !

Juvi Galán

viernes, 9 de diciembre de 2016

En la Malva siempre es lunes


Intervención de Pepe Barrio en la charla 
de las Jornadas culturales "La Malva que volem"

Hace ya muchos años, un cura amigo, de una de las parroquias de la Malvarrosa, utilizaba esta frase para subrayar que su parroquia, pobre y siempre necesitada, tenía que empezar todos los días de nuevo y siempre luchando contra las adversidades,Y eso es la Malvarrosa, un barrio donde siempre es lunes.
A mí me nacieron en este lugar en la década de los cincuenta. Mis padres, inmigrantes zamoranos, buscaron su vida en un lugar más rico que su tierra natal. Y eso ya es una de las señas de identidad de este barrio: la mezcla de gentes de muy diferentes lugares, culturas, ideologías... y que siempre han sabido convivir sin demasiados problemas. La Malvarrosa es un crisol donde, desde que empezó a desarrollarse como barrio definitivamente, allá por los años cuarenta, esa mezcla intercultural y personal ha estado siempre presente. Gentes de Jaén, de Córdoba, de Zamora, de Cuenca, de Almería, de Teruel... se mezclaron y convivieron. Y, ya en los últimos años, sudamericanos, marroquíes, tunecinos, paquistaníes, afganos, rusos, ukranianos... han venido a enriquecer esa mezcla. Y nunca, subrayo, nunca ha habido problemas de convivencia. Posiblemente porque toda esta gente tienen un denominador común, el pertenecer a clases sociales bajas o medio bajas, que han salido de sus tierras buscándose el pan. Y en contraposición a barrios y pueblos cercanos, que utilizan el valenciano como lengua de comunicación -el Cabañal, Alboraya, Benimaclet-, aquí, la koiné, la lengua común, es el castellano mayoritariamente.
Y precisamente por ese origen social de la mayor parte de sus habitantes es por lo que la idiosincrasia de este barrio es tan personal. Desde que, allá por los años sesenta del siglo XIX, Félix Robillard -dueño de gran parte de la tierra de Malvarrosa y de la Patacona-, diera nombre con su cultivo de un tipo de geranio, la malvarrosa, y su fábrica de perfumes, a este barrio, su supervivencia siempre ha sido difícil. En los últimos años del siglo XIX y principios del XX fue el lugar preferido por la burguesía valenciana para hacerse aquí sus casas de veraneo; esos chalets que conforman la Calle Isabel de Villena pertenecieron en su momento a nombres importantes como Blasco Ibáñez, Sixto Elizondo -socio de Julio Robillard en la fábrica de perfumes- Julio Robillard... Luego, Malvarrosa se convirtió en asentamiento de fábricas y empresas, en donde se empleaban muchos de los habitantes de la zona: la fábrica de carbón Ballesteros, la Papelera, la de Celulosa, la fábrica de alcohol. Poco antes, su cercanía a la playa, la bondad de su clima y la abundancia de yodo provocó que se asentaran aquí hospitales como el de San Juan de Dios -para escrufulosos-,el Sanatorio de la Malvarrosa, hoy hospital -el famoso sanatorio de Don Álvaro-, para problemas de huesos, la clínica del doctor Segura... Y colegios como el llamado internado que, pasando por varias órdenes religiosas -maristas, marianistas-, al final quedó en manos de los escolapios.
Pero será a partir del final de la guerra civil, y sobre todo a partir de los años 50, cuando este lugar empezó a ser más conocido y tenido en cuenta en Valencia y en otros lugares de la geografía española. Las dos riadas, la de 1949 y la de 1957, que tanto afectaron a Valencia, sobre todo a sus clases más humildes, tuvieron su consecuencia aquí, porque atrajeron a población obrera y sin recursos que fue ubicada en los llamados bloques de Astilleros y los bloques del Ayuntamiento, las tristemente famosas Casitas Rosas. En las de Astilleros se asentaron familias trabajadoras de los astilleros del Puerto de Valencia, y fue un asentamiento homogéneo y duradero en el tiempo porque las casas se mantuvieron casi siempre en las mismas ramas familiares. No pasó lo mismo con las Casitas Rosas que fueron cambiando mucho más rápidamente de inquilinos, por lo que la heterogeneidad y la desestructuración contribuyeron a que, a medio y largo plazo, se convirtieran en uno de los problemas más graves del barrio.
Y esa mezcla de gentes a la que hemos aludido arriba, todas con el denominador común de inmigrantes, sin medios económicos, desarraigados... provocó que el barrio se convirtiera en la vanguardia de otros barrios de Valencia y de otros lugares. No olvidemos que estamos en pleno franquismo. Dos de las primeras huelgas más conocidas de los años 50, tuvieron lugar en la Papelera que, aunque ubicada en terrenos de Alboraya, tenía muchos trabajadores de Malvarrosa. Esas huelgas se produjeron en 1951 y 1958. Y nombres como Emeterio Monzón y Dionisio Vacas empezaron a ser muy conocidos. Fueron ellos los que, junto a otros trabajadores llevaron esas huelgas adelante -Dionisio en la de 1958-, y lo pagaron con su despido. Con esos nombres, ya empezó a vislumbrarse que el movimiento ideológico y obrero era muy fuerte en el barrio. Eso se vio mucho más claro en los años 60 y 70. Y por encima de todos los posibles partidos de izquierda en la clandestinidad, sobresalían los militantes del Partido Comunista. No olvidemos que, en esos años, y de forma popular, el barrio era conocido como la “pequeña Rusia”, que ponía a las claras hacia qué lado se decantaban los vecinos tan reivindicativos del barrio. Nombres como Dionisio Vacas, Pepe Borbolla, Paco Bascuñán, Teresa Maiques, Antonio Sanchis, Luchi Montalvo y otros muchos empezaron a ser conocidos en la zona, por ser gente exigente con los derechos de las personas y del barrio. La Malvarrosa estuvo en la vanguardia del país cuando aparecieron las “Asociaciones de Cabezas de familia”, a finales de los 60, que fueron el preludio de las “Asociaciones de Vecinos”. La Asociación de Cabezas de Familia sufrió un atentado en sus instalaciones a principios de los 70. Y a Dionisio le colocaron una bomba lapa en su coche y se lo destrozaron. No hubo responsables de esos actos. Pero podemos imaginarnos de qué parte del abanico ideológico venían y los intereses de quiénes representaban. Pero nunca, y creo que lo puedo decir muy orgulloso de ellos, se achantaron. Y siguieron exigiendo sus derechos como vecinos de un barrio, no marginal, sino marginado, y como ciudadanos de una ciudad que no trataba a todos los vecinos de la misma manera.
Marginado ¿por qué?. Por una razón muy simple, porque nunca llegaban al barrio ni los presupuestos ni las infraestructuras necesarias que sí llegaban a otras zonas de Valencia más cercanas ideológicamente al régimen fascista imperante. Y si se consiguieron cosas fue siempre por el esfuerzo y el tesón de esas personas que hemos nombrado arriba y otras muchas de las que no recuerdo sus nombres. Es llamativo, por ejemplo, que para conseguir un Colegio público de calidad como el de Cavite, la movilización vecinal fuera intensa y duradera. Y como eso todo. Y siempre faltando elementos en las infraestructuras del barrio. Cuando no es la falta de jardines, es la no urbanización de las plazas, o la no existencia de polideportivos o piscinas o bibliotecas, o lugares para nuestros mayores y nuestros jóvenes. Todo eso se ha ido consiguiendo a cuentagotas, como si no nos lo mereciésemos, como si fuésemos ciudadanos de segunda. Y a pesar de todo lo conseguido, seguimos teniendo déficits y seguimos teniendo lugares problemáticos que ningún político se ha atrevido a enfrentar y solucionar. Y hablo de políticos de la izquierda y de la derecha. Todavía quedan plazas sin urbanizar. Todavía no tenemos una biblioteca pública para el barrio como dios manda. Todavía no tenemos un polideportivo para uso del barrio; tenemos el que está junto al chalet de Blasco Ibáñez que tiene unas cuantas canchas de baloncesto y que, estaría dispuesto a asegurar, su uso por parte de los vecinos es muy bajo porque la tradición baloncestística aquí, en malvarrosa, es nula; en su momento, y desde Izquierda Unida del Ayuntamiento, se pidió que ahí hubiera piscina y gimnasio, algo parecido a lo que hay en la Patacona; pero supongo que no interesaba, había que favorecer a alguna escuela de baloncesto, y a algún equipo femenino de renombre.
Cuando se levantó la casa de Blasco Ibáñez, mucha gente pensó que era una buena iniciativa. Cuando se decidió poner ahí un museo, también estuvimos de acuerdo. Pero creo que, y seguro que Don Vicente lo hubiera aplaudido, habría habido espacio suficiente para el museo y para “una biblioteca pública municipal como dios manda”. Hubiera sido la ubicación ideal. No tengo información de cuántos visitantes anuales van a la Casa-Museo, pero me temo que muy pocos en proporción al uso que se le hubiera podido dar como biblioteca pública del barrio.
La Malvarrosa fue marginada por el PSOE cuando dirigió la ciudad hasta el año 91 o 92. Luego, cuando llegó el PP al Ayuntamiento con Rita Barberá, a la Generalitat con Eduardo Zaplana en 1995, y al gobierno central con Aznar en 1996, ese abandono, esa marginación fue absoluta. No olvidemos que en el año 91 el tráfico y consumo de drogas en el barrio era insoportable. El nido de todo ese tráfico estaba en Casitas Rosas. Y el barrio se levantó contra esa situación, y estuvo un año manifestándose diariamente en las “cuatro esquinas” y sufrió una vergonzosa carga policial el 7 de octubre de 1991, acaban de cumplirse los 25 años. Y el problema sigue estando en el mismo sitio. Ya antes, y durante varios años, a través de “Malvarrosa sin droga” se le había exigido a los gobiernos una solución que nunca llegó. De ahí el hastío del barrio cuando salió a la calle el 28 de septiembre de 1991. Muchos todavía recordamos las palabras de Rita diciendo aquello de “en Malvarrosa no volverá a haber drogas”. Pues eso. Por sus obras los conoceréis.
Las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015, que trajeron un cambio de gobierno al Ayuntamiento y a la Generalitat, los ciudadanos de este barrio tuvimos un atisbo de esperanza. Las cosas iban a cambiar, o eso creíamos. Los barrios marginados de siempre: Malvarrosa, Cabañal, Nazaret, Ruzafa... podrían empezar a disfrutar de mejor trato y de infraestructuras que hicieran que la vida de sus ciudadanos mejorase ostensiblemente. Todos esos déficits podrían solucionarse. Teníamos un montón de esperanzas de que con esas elecciones y ese cambio de ideología en los gobiernos los barrios se convirtieran en lugares de convivencia y de vivencia, y no solo en ciudades dormitorio. ¿Ha sido así?. Después de año y medio en el poder he de decir que estoy decepcionado. No me sirven las excusas de que no hay dinero, o de la herencia recibida. Y creo que seguimos estando igualmente maltratados. Hace un par de meses todavía estuve hablando con uno de los conductores de esos coches cuba que riegan y limpian las calles. Le pregunté por qué no limpiaban las aceras de la avenida Malvarrosa y adyacentes. Me respondió que ellos hacían lo que les mandaban, y que llamara al 010 para protestar. Me enfadé, no con este hombre sino con mi Ayuntamiento, con mi Generalitat. No es concebible que hagan lo mismo que los anteriores. Estos últimos días parece, creo, que ya se han decidido a limpiar un poco más las calles. Pero es solo un ejemplo. Creo que hay muchos más.
Para terminar, y haciendo de abogado del diablo, voy a subrayar un detalle significativo y que no quisiera que volviera a repetirse jamás. Cuando el 28 de septiembre de 1991 este barrio se plantó y durante un año estuvo manifestándose en las cuatro esquinas de la Avenida Malvarrosa contra el tráfico de drogas y el abandono total del barrio, y sufrió el 7 de octubre de ese año una carga policial bochornosa, quien gobernaba el Ayuntamiento era Clementina Ródenas, PSOE; quien gobernaba la Generalitat era Joan Lerma, PSOE; el delegado del gobierno que ordenó esa carga policial era Francisco Granados, PSOE; el ministro del Interior, que alabó la labor de su delegado con esa carga policial, era José Luis Corcuera, PSOE; y elPresidente del Gobierno era Felipe González, PSOE. Es el mismo partido, socialista y obrero, progresista se supone,que hoy gobierna la Generalitat y está junto a Compromís y Podemos en el Ayuntamiento. ¿Van a seguir los barrios igual de abandonados? Al tiempo. A buen entendedor...

-->

-->

domingo, 4 de diciembre de 2016

Video viral "Volem una plaça digna"

Des de l'Associació de la Malva-rosa felicitem als nostres veïns i veïnes de Rodem per aquesta magnífica iniciativa!!



Rodem s'ubica en el barri de la Malva-Rosa, entre el carrer San Joan de Deu i la Plaça Músic Antonio Eximeno. 
Des de fa molts anys se demana l'adequació de la plaça. Per primera vegada, este any l'Ajuntament de València ha fet una reforma, però insuficient. 


Pau Díaz - Portavoz Amics de la Malva: 'La situación de los descampados es sólo la punta del iceberg'




jueves, 1 de diciembre de 2016

REPENSANDO LA MALVA


El pasado jueves 24 se celebró en el museo Blasco Ibáñez de nuestro barrio la mesa redonda organizada por la asociación bajo el título la “Malva que volem” que, como sabéis, complementa la exposición fotográfica que se está exponiendo en el mismo museo recogiendo la memoria histórica de nuestro barrio.

Con una buena asistencia de público, los ponentes plasmamos, desde distintas perspectivas, algunas aproximaciones a lo que ha sido, lo que es y lo que queremos que sea la malvarrosa. Así, Pepe Barrio nos habló del movimiento asociativo, incidiendo en las características específicas de la malvarrosa, desde la llegada de la inmigración interna en los 60, pasando por los años de la llamada transición hasta llegar a los problemas de la droga en los 80 y 90 y reflexionando sobre la situación actual.

Por su parte, la aportación de José García Poveda “El Flaco” vino desde la perspectiva más vivencial, la de un vecino que habita e intenta disfrutar de lo bueno que ofrece el barrio pero que también está atento a sus carencias y necesidades.

Finalmente mi intervención, en nombre de Amics, se realizó intentando trasladar algunas reflexiones en torno a lo que supone el trabajo asociativo en la actualidad, planteando más dudas que certezas e invitando a la necesaria reflexión colectiva.

No pudimos contar con la participación de Gloria Tello, concejala de Cultura del ayuntamiento de Valencia quien, pese a tener comprometida su asistencia, debió suspender su participación por los días de duelo oficial por el fallecimiento de la ex-alcaldesa Rita Barberá. Hubiera resultado interesante escuchar las palabras que desde la “nueva” Administración de nuestra ciudad iban a decirse sobre los planes que para la Malvarrosa se contemplan.


Y después vino la participación de los asistentes con aportaciones en torno a la necesidad de establecer objetivos claros en la asociación, las relaciones con el equipo de gobierno del ayuntamiento, contemplar la participación ciudadana como la mejor herramienta para generar cambios, el cómo defender nuestros intereses colectivos, etc.

En definitiva una actividad más promovida desde la asociación con la finalidad de reflexionar colectivamente y participar haciendo ciudadanía en un marco tan malvarrosero como es el museo de Blasco Ibáñez.
Vicente Roncalés

domingo, 27 de noviembre de 2016

Periferia nº19, la revista de la Malva

El Boletín de Información y Comunicación entre amigos y vecinos del barrio obrero de la Malva-rosa.

Ya tenemos el número 19 de la Revista PERIFERIA, boletín de comunicación entre vecinos y amigos de la Malva.
- Temps de canvi,
- La Malva reivinidca a Joan Ribó inversions per als barris
- La lluita per unes places dignes
- Volem una biblioteca!
- Entrevista amb la fallera major de València
- Un año dando vueltas por las concejalías
- Las consultas ciudadanas
- i més ...

Se trata de la revista de nuestra Asociación, salen dos números al año y se recogen artículos e informaciones de interés para vecinos y amigos del barrio de la Malva-rosa y alrededores!!

Aqui puedes consultar numeros anteriores



lunes, 14 de noviembre de 2016

Del 16 al 26 de novembre: exposició "La Malva que volem"

L'Associació convida a amics i veïns de la Malva a conèixer l'exposisció fotogràfica "La Malva que volem".

- El 15 de novembre és la inauguració
- El 24 de novembre taula redona a les 19h

  • Glòria Tello, regidoria de cultura
  • Vicente Roncalés, President de l'Associació
  • Jose Garcia Poveda, El Flaco, fotoperiodista
  • Pepe Barrio, mestre i activista del barri






sábado, 15 de octubre de 2016

“Un año dando vueltas por distintas concejalías del Ayuntamiento de Valencia y nos volvemos a encontrar en el punto de partida.”

En Valencia, a 15 de octubre de 2016.

​Una representación de la Associació de Veïns/Veïnes i Amics/Amigues Malva-rosa se reunió el pasado martes 11 de octubre con la concejala delegada de Gestión de Patrimonio y coordinadora general del área de Educación, Juventud y Deportes, María Oliver, con la intención de recibir información que trasladar a los ciudadanos del barrio periférico, así como presentar algunas sugerencias.

​La primera información demandada por los vecinos, relativa al equipamiento deportivo que se derivó de la Consulta Ciudadana sobre inversiones en los barrios, hace ya casi un año, y del que no hay noticias, hizo aguas. Aunque la Sra. Oliver es coordinadora del área no supo informar, remitió a la delegada de deportes.
​Otro tema estrella que se trató, en el que se interesó el propio alcalde en una reciente entrevista, y que llevan años luchando y más, si cabe, tras el desahucio de la ahora fusionada asociación, fue el local. La asociación se reúne en un garaje que les presta un solidario vecino. La concejala delegada de Gestión del Patrimonio no puede hacer nada
a este respecto, “ella sólo gestiona a demanda de otras concejalías o servicios”.
​Biblioteca/Ateneo Cultural? Otra reivindicación histórica de esta asociación: “no tenemos locales en la Malva, y si los tuviéramos  no tenemos personal para atenderla”. Como positivo, señalar la aprobación de un programa de acompañamiento escolar en el que la Malva-rosa estamos incluidos.
​En fin, una tras otra fueron desmoronándose las solicitudes de los representantes vecinales, haciendo que por lo menos alguno de ellos saliera con la impresión de haber perdido el tiempo, y con algunas preguntas en la cabeza:
​¿hay transmisión de información entre las concejalías de esta alcaldía?
​¿y dentro de las mismas concejalías?
​¿sabe cada uno de los concejales cuáles son las competencias de los demás?
Si desde hace un año se les hubiera dado la información correcta, no habrían tenido que dar tantas vueltas para volver al mismo sitio… ¿o se trataba de eso? Desde luego no es lo que se espera de un Consistorio progresista.


La Malvarrosa seguirá luchando!