lunes, 10 de diciembre de 2012

Felix Robillard: El jardinero que fundó la Malva-rosa


Artículo en El Levante sobre Felix Robillard, bótanico que favoreció el nacimiento de nuestro barrio

El Ateneo Marítimo recupera la figura de Felix Robillard, el botánico francés que con el cultivo de geranios para su fábrica de esencias dio origen al barrio

Plaza Robillard en nuestro barrio

El presidente del Ateneo Marítimo de Valencia, Miguel Ángel Belenguer, en la conferencia sobre Robillard ofrecida ayer en el centro cultural. 

El presidente del Ateneo Marítimo, Miguel Ángel Belenguer, reivindicó ayer en una conferencia la figura del botánico y erudito de origen francés Jean Felix Robillard Closier a quien debe el nombre el barrio de la Malva-rosa. Belenguer presentó ayer en el salón de actos del ateneo la investigación que ha llevado a cabo entorno a la figura del botánico. Robillard, de cuyo nacimiento se cumple este año el 200 aniversario, se afincó en Valencia en 1848 tras ser nombrado jardinero mayor del Botánico. En Valencia, impulsó el cultivo a escala industrial de la malvarrosa y puso en funcionamiento una fábrica de esencias pionera.
Calderas de la Fabrica de perfumes de Félix Robillard 

La actual avenida de la Malva-rosa toma su nombre de la finca que se hizo construir allí el botánico francés y en torno a la cual crecería años más tarde el barrio de la Malva-rosa.

En 1856, Robillard adquiere unos terrenos de marjal al norte del Cabanyal. Robillard desecó los terrenos existentes y sobre los mismos puso en marcha una finca dedicada al cultivo de geranios «pelargonium capitatum», una flor originaria de Cabo Verde conocida comunmente como malva-rosa, que cultivó a escala industrial para su fábrica de esencias.

Entre su legado a la sociedad valenciana destaca la mejora de la salubridad de los terrenos que constituían el actual barrio de la Malvarrosa y el origen de su nombre; su labor en la reordenación del Jardín Botánico y en el diseño de los invernaderos; así como su aportación a la modernización de la agricultura valenciana y al desarrollo del tejido industrial del siglo XIX, apuntó ayer Miguel Angel Belenguer en su conferencia.

Robillard contribuyó a la difusión del nombre de Valencia por los cinco continentes debido a la fama de su establecimiento de horticultura, su fábrica de jabones y esencias y la divulgación científica de su tarea en numerosas publicaciones.

Robillard, que fue jardinero jefe de los Campos Eliseos, se formó en el «Institut Horticole de Fromont»y en el «Jardin de Plantes» de París, donde también estudió Cavanilles.

Establece su residencia en una alquería en el camino de la Malvarrosa, „junto al actual Campo de Fútbol de la Malvarrosa„, y en estos terrenos instala fuentes e invernaderos. De espíritu innovador, Robillard aprovechó el buen rendimiento de la malva-rosa, su riqueza en aceite esencial y sus conocimientos científicos para montar en 1860 una fábrica de esencias en una antigüa fundición „situada entre la actual plaza de Vera y la avenida de la Malva-rosa„ donde produce esencias de malva-rosa, verbena, artemisia, nardos y aceite de almendras.

Sus esencias son presentadas en la Exposición de Londres de 1862 y en la de Paris de 1867, obteniendo el reconocimiento de Eugene Rimmel, padre de la cosmética moderna, y una medalla de bronce en la Exposición de París, así como referencias en todas las publicaciones importantes sobre aceites esenciales para la fabricación de perfumes de la época.

Todo esto, apuntó ayer Belenguer, convierten a Robillard en«el vecino más ilustre y universal que hemos tenido en el barrio, por detrás de Blasco Ibáñez».

Robillard era francés de origen y valenciano de adopción. De hecho está enterrado desde 1888 en el Cementerio del Cabanyal como un valenciano más. Algunos de los descendientes de Robillard viven en Valencia.


El Barrio Malvarrosa recibe su nombre de una flor. En el año 1848, el que fuera jardinero mayor del Botánico, Félix Robillard, decide comprar y rehabilitar una zona entre la playa y la huerta de Valencia, para dedicar esta zona de tres kilómetros de terreno a la plantación de un tipo de malva para su fábrica de esencias. Esta malva, que por supuesto era de color rosa, además de servir de drenaje al terreno y absorber la humedad, producía una esencia muy fina que se usaba para fabricar fragancias y perfumes. Vicente Blasco Ibáñez había comprado los terrenos de la finca a la Alcoholera Española por quinientas pesetas. En la Malvarrosa, Sorolla dio luz a sus cuadros más famosos de escenas playeras. Junto a la Alcoholera estaba la casa de perfumes de Julio Robillard.




1 comentario:

  1. Anónimo2:24 p. m.

    Por que no pone la fecha de nacimiento de robillard? Estoy haciendo un trabajo y me hace falta esa información!!

    ResponderEliminar